miércoles, 23 de octubre de 2013

Tarta Medovnik de Carolina Márquez


Yo soy cocinero, así me autodefino con el mute puesto, y con esa camiseta “interior” (a lo Bruce Willis) salto de la cama todas las mañanas. Cierto es también, que soy cocinero de la misma forma que Emilio Butragueño continua pensando en si mismo como futbolista, pero… así es la vida.

A parte de lo anterior, soy un tipo que básicamente se mueve a impulsos, la mayoría de ellos con el éxito justo para salvar el trasero, pero que en gran número de ocasiones, provocan un caos de sartenes, harina hasta en el techo y goterones de aceite hasta en las entrañas de mi hogar.



Por suerte para mí, la entropía que nos dirige (ojala hubiera más), puso en mi camino a una persona muy contraria (y las más guapa entre las guapas) a un servidor, pero que me complementa al 101%.
Ordenada, sistemática, sensata y por lo tanto gran repostera.

Esta tarta no es del Cheff, es de mi compañera, de la madre de mi hija, y de mi mejor amiga.

Tarta Medovnik de Carolina Márquez:

Para el relleno
200 gr. de queso batido
200 gr. de leche condensada
9 cucharadas de miel
100 gr. de nueces tostadas y machacadas
300 gr. de mantequilla




Para la masa
180 gr. de azúcar
180 gr. de mantequilla
1 huevo
4 cucharadas de nata fresca
3 cucharadas de miel
450 gr. de harina
1 cucharada de cacao
1 sobre de levadura



Para el almíbar de miel
50 ml. de miel
50 ml. de agua

Para decorar
120 gr. de nueces tostadas y machacadas

Preparar el relleno.
Cocinar la leche condensada, para ello metemos la lata cerrada al baño maría en la olla exprés durante unos 30-45 minutos. Dejar enfriar.
Tostar las nueces en una sartén amplia, a fuego medio.
En un bol añadir 200gr. de mantequilla, 60 gr. de nueces, la miel y el dulce de leche, mezclar con la batidora. 
Añadir el resto de ingredientes del relleno y mezclar con una espátula hasta obtener una mezcla homogénea. Reservar en la nevera al menos durante dos horas.



Preparar la masa
Colocar un bol al baño maría. Mezclaremos el azúcar, la mantequilla, el huevo, la crema y la miel.  Mientras este la mezcle templada, añadir el cacao, la levadura y la harina. Añadir la harina de forma gradual e ir mezclando hasta formar una bola de masa.



Dividir la masa en al menos 6 partes y dejar reposar la masa fuera de la nevera durante una hora.
Precalentar el horno a 180ºC.


Estirar cada una de las bolas masa hasta obtener una fina lámina y recortar en forma de círculo. Por otro lado, reunir los recortes de masa y estíralos hasta formar una fina lámina.



Hornear cada una de las masas durante 6-8 minutos. Dejar enfriar la masa. Colocar entre las capas de masa, papel de horno para evitar que se peguen entre ellas.
Para el almíbar de miel
Poner en un cazo a fuego medio el agua y la miel durante unos minutos.
Para la cobertura
Hornear la masa, hecha a base de recortes, hasta dejarla doradita. Dejar enfriar, trocearla y triturarla con la batidora. Por último, agregar las nueces en trozos pequeños.
¡A montar la tarta!
 Colocar una lámina de masa y humedecerla con el sirope de miel.  Cubrir con una capa de relleno y colocar encima otra lámina. Repetir operación con las seis láminas de masa.
Por último cubrir con el mismo relleno toda la tarta y espolvorear con la cobertura.


3 comentarios:

Rosa dijo...

Pero que cosa más rica de tarta, y por lo que cuentas, mi padre decía que siempre había un roto para un descosido y mi madre....bueno lo de mi madre te lo cuento cuando nos conozcamos más que es muy burro jajaja. Besos

vivi dijo...

He tenido la oportunidad de ayudar a mi Carolina en sus creaciones reposteras,y tan solo puedo decir que es un placer, una gozada el compartir esos ratos entre harina, azúcar, risas ... ENHORABUENA, cada día te superas más, sweet Caroline.Te quiero, cuñis

Angel dijo...

Muy buena pinta! !!ole,ole y ole....bss